Francisco Pazos

En el taller de Francisco Pazos se pueden encontrar una gran variedad de materiales, productos y formas. Realiza escultura figurativa y abstracta, muebles de madera o combinando varios materiales, trabajos de cantería y también cuadros pintados sobre madera. Realiza trabajos artesanos que pueden ser más funcionales - generalmente por encargo (cristos y otras esculturas para iglesias, escudos familiares, muebles...)? y otros con un carácter mucho más artístico (escultura abstracta y figurativa, cabezas, columnas, cuadros, etc.).

A pesar de todo esto, también realiza por encargo piezas que no son funcionales como es el caso de dos esculturas que están expuestas una en el Municipio de Carballo y la otra en el paseo marítimo de A Coruña. "Este tipo de encargos me gustan porque me permiten ser creativo aunque por lo general trabajo en función de las cosas que se me van ocurriendo", explica Pazos, que asegura que el hecho de elaborar piezas tan diversas le permite ir cambiando de materiales continuamente. "Generalmente no dejo ninguna pieza a medias pero cuando la termino, un cuadro por ejemplo, puedo saltar a la piedra y después hago un mueble antes de hacer de nuevo otro cuadro", comenta. En cuanto a los muebles, destaca un producto muy ingenioso que es una mesa de madera con multitud de cajones (para las bisagras tuvo que emplear unas especiales porque al coincidir la puerta en curva no funcionaban las corrientes), sillas, mesas, muebles auxiliares, randeras, muebles con hormigón y madera, cómodas que hacen juego con los cuadros, aparadores.... Hay un conjunto de sillas en el que Francisco Pazos juega con la deformación y consigue sillas de extrañas proporciones tanto en lo alto como en lo ancho. "Trabajo con la madera que me cae en las manos, que suele ser madera que se encuentra por la zona aunque no siempre es autóctona", explica.

El procedimiento de elaboración de las piezas comienza con un dibujo de lo que va a hacer y continúa con la elaboración de una maqueta para poder ver la pieza en tres dimensiones antes de pasar a trabajarla directamente.

De todas formas, este proceso varía en función de la pieza de la que se trate y muchas veces esos tres pasos quedan en dos o incluso en uno solo. Francisco Pazos cuenta con una zona en la que se expone sus obras, al lado de su propio taller, aunque las tiene que ir cambiando continuamente debido a las exposiciones que tiene que preparar. Estas son las únicas vías de comercialización de sus productos: en el propio taller y a través de galerías de arte y salas institucionales en las que suele exponer en diversos puntos de Galicia y del Norte de Portugal, además de galerías de Madrid, Barcelona y Marbella. "Nunca sabes lo que se va a vender. Siempre se sabe más o menos lo que es más comercial, las piezas figurativas, por ejemplo, siempre se venden mejor. Pero hay piezas que te sorprenden, que piensas que no las vas a vender nunca y acaban tiendo éxito", indica Pazos.

Artesanía única

Las obras de Francisco Pazos gozan de un carácter artesanal y de otro totalmente artístico. Diseña piezas únicas que van desde la escultura artística, muebles de madera que parecen de juguete hasta las piezas más funcionales elaboradas por encargo. Todas sus piezas son perfectamente reconocibles. Así, hay un elemento común en muchas de ellas que actúa casi como una marca de identidad. Se trata de unas cuerdas de cobre que parecen unir diferentes pedazos de la misma pieza pero que no es más que un efecto óptico. Un simple adorno que nos lleva a pensar que la pieza se puede llegar a deshacer si separamos los pedazos.

 

Francisco Pazos emplea con frecuencia este adorno: en esculturas de piedra, que parecen estar atadas con el cobre, en pasamanos de madera en lámparas o en faroles de hierro, en los que se refuerza el efecto que ya le da la propia forma de la pieza: que suele parecer hecha con pedazos de distintos materiales, de formas diversas que son independientes y que lo único que los une es la cuerda de cobre.

Lo mismo ocurre con las grapas de cobre que coloca en esculturas, en sillas de madera, en menhires de piedra e incluso en macetas de piedra. Existe una selección consciente del artesano/artista que decide mostrar los trozos que conforman la pieza en cuestión, de que se aprecie la diferencia de los materiales, los colores y las texturas, como si se tratase de un rompecabezas que se expone completo.

Este es el caso de las colecciones de cuadros que está pintando con trozos de diferentes maderas, distintas texturas, colores o tonalidades, puestos uno al lado del otro en el marco del cuadro como si fuesen a caer de él. A partir de estos cuadros también está elaborando muebles con los que hacen juego y en los que también se simula que se trata de diferentes pedazos que se pueden extraer.

Francisco Pazos se considera artista y artesano en función del tipo de piezas que esté elaborando pero reconoce que las dos facetas están muy relacionadas. Su trabajo como artista también tiene una base en la artesanía aunque hace un tipo de trabajo más conceptual que no requiere tanto conocimiento de los materiales como el trabajo artesano.

Comienza en la artesanía a través de la madera, gracias a que su padre es carpintero y le enseña a trabajar la madera, aunque después se forma en la Escuela de Canteros de la Diputación de Pontevedra, en la que aprende cantería, escultura, historia del arte, dibujo, etc.

La pieza más antigua que conserva es una escultura en madera del año 1976, que fue la primera que hizo. "En esos primeros tiempos mi evolución era muy lenta porque no tenía quien me enseñase, pero cuando comencé en la Escuela ya fui mucho más rápido porque conocía las técnicas y también el modo de aplicarlas para cada cosa", comenta.

La idea de mezclar la piedra y la madera aparece también en este momento, ya que en casa aprende a trabajar la madera y en la escuela la piedra. "Desde ahí encontré mi propio camino, mi identidad -comenta Francisco Pazos- Y comencé a probar otras combinaciones que se me iban ocurriendo".

"Mi evolución no es lineal, no se puede hablar de que trabaje ciertos materiales en ciertas etapas sino que continuamente estoy volviendo atrás para coger materiales con los que trabajaba antes. Además, mi escultura es más emocional que cerebral. Hago lo que me apetece en el momento y no fuerzo la evolución. Las piezas van saliendo solas y "El material tiene un papel muy importante en mi obra", explica Francisco Pazos. En todos sus trabajos prefiere la experimentación mezclando materiales totalmente diferentes e incluso atreviéndose a hacer piezas con materiales poco habituales en el arte como el hormigón o el ladrillo. "Las esculturas realizadas en ladrillo quizá son un poco atrevidas porque la gente no espera que este material se emplee para hacer arte. Son piezas que le sorprenden mucho a la gente aunque después acaban comprando piezas más convencionales -explica- Hay muchos prejuicios aún para considerar artística una pieza elaborada con ladrillo".

En su trabajo emplea madera, piedra, cobre, bronce, acero cortén, acero inoxidable, aluminio, hormigón, ladrillo, hierro fundido, etc., y elabora piezas de un único material o de varios totalmente diferentes, combinaciones que consigue gracias a su esfuerzo de experimentación y cambio constante. "Cambiar los materiales con los que trabajo es muchas veces como un descanso", comenta Francisco Pazos.

Estas peculiares piezas en las que combina materiales tan dispares como el hormigón y la madera pueden reflejar metafóricamente su modo de trabajar, puesto que representan la unión de la tradición con elementos modernos para conseguir piezas artísticas, únicas y elaboradas a través de métodos artesanales.

La combinación de texturas de un mismo material también tiene mucha importancia en su obra. Emplea diferentes maderas para crear una pieza, oxida una parte de la escultura y otra no, o quema una parte de la piedra mientras que deja otra parte intacta. Todo esto para conseguir un efecto muy recurrente en su obra: mostrar que las obras no se hacen de una sola pieza sino que son un conjunto de pedazos de materiales, colores y texturas diferentes: "Durante mucho tiempo trabajé con cabezas de guerrero porque se prestaban mucho para trabajar con las texturas -que era lo que a mí me interesaba- porque les pulía la parte de encima mientras que abajo no le tocaba. Me daba un juego de texturas que me parece algo muy importante en los materiales", explica Pazos.

  • Mueble I

    Mueble I

  • Cómoda

    Cómoda

  • Mueble II

    Mueble II

  • Silla I

    Silla I

  • Cadeira II

    Cadeira II

  • Silla

    Silla

  • Silla

    Silla

  • Banco

    Banco

  • Banco

    Banco

  • Chimenea de salón

    Chimenea de salón

  • Fuente

    Fuente

  • Cruceiro

    Cruceiro

  • Mesa de salón I

    Mesa de salón I

  • Mesa de salón II

    Mesa de salón II

  • Mesa de estudio.

    Mesa de estudio.

  • CAJONERA CON PROTESE

    CAJONERA CON PROTESE

  • CAJONERA III

    CAJONERA III

  • HEXAGONAL A COLORES

    HEXAGONAL A COLORES

  • CAJONERA ESBARRIGADA

    CAJONERA ESBARRIGADA

  • TRES BANQUETAS-MESITAS

    TRES BANQUETAS-MESITAS

  • ENLISTADO

    ENLISTADO

  • TRES BANQUETAS-MESITAS

    TRES BANQUETAS-MESITAS

Dirección

Vista alegre, 7 b. 
Covas

36968 Meaño

Pontevedra

  • Teléfono: 986 747 153